Quimi Portet

© Montse Bové

© Montse Bové

Fundador o co-fundador de bandas como The Kilimanjaro’s, The Dumpers, Kul de Madril, Los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila, productor de Adrià Puntí, Albert Pla o Sanjosex, creador de bandas sonoras (Cinema Dalí, Plats Bruts) y astro intercomarcal por antonomasia, Quimi Portet es uno de los músicos clave de la historia de la música catalana reciente.

Ocho álbumes, algunos tan laureados como Hoquei sobre pedres (1997),Cançoner electromagnètic (1999) o Viatge a Montserrat (2009), avalan una trayectoria en solitario que ahora retoma con el lanzamiento –el próximo 1 de abril–, de Ós bipolar (Quisso-Global), un disco que tiene poco que ver con la zoología y/o la psiquiatría y todo con una concepción del rock justa, necesaria y absolutamente singular.

Con la colaboración de Manolo García, Núria Graham y su compañero en el Col·lectiu Eternity, Joan Miquel Oliver, el noveno trabajo del viguetano rompe cuatro años de silencio discográfico destinados, entre otras cosas, al montaje y puesta a punto del estudio 2 de Music Lan (Avinyonet de Puigventós) y a la grabación y mezcla de Historia de una banda(Autobiografía sónica, 2015), caja antológica con material de Los Rápidos, Los Burros y El Último de la Fila que se presentó en directo el pasado febrero con cuatro multitudinarios conciertos en Madrid y en Barcelona. Y es que, por mucho que en una de sus nuevas canciones afirme que los sentimientos están sobrevalorados, Quimi Portet es un artista sujeto al amor incondicional.

Abierta contratación